Raúl Peñafiel García, director general de Peugeot México REVISTA AUTO MOTORES INFORMA

Raúl Peñafiel García, director general de Peugeot México

Diciembre 2015 / Expongo tres argumentos por los cuales en Peugeot sostenemos que el potencial del mercado mexicano está todavía por explotar y que los próximos años –cuando menos de hoy a 2020— el crecimiento de las ventas internas permitirá llegar al umbral de la década en volúmenes alrededor de los dos millones de automóviles desplazados en la República Mexicana.

1.– A nivel de los técnicos de las plantas, de la ingeniería del producto, desde el diseño hasta su armado y de las redes de distribución y posventa, la industria automotriz detenta excelente nivel profesional.

2.– La macroeconomía mexicana va a seguir progresando durante los próximos años.

3.– El incremento de la motorización automotriz y su financiamiento se encuentra a tasas bajas con respecto a los recursos de México, empero tal condición se está corrigiendo como lo ha sido el bloquear la entrada de vehículos “viejos” provenientes de Estados Unidos.

En esa avenida de crecimiento puede, debe y merece estar Peugeot de México.

Sostengo que puede, porque el Grupo PSA Peugeot–Citroën, mención aparte de su historicidad pionera de la industria del automóvil, de ser uno de los conglomerados más importantes de Europa en el sector automotriz, ostenta actualmente uno de los acervos tecnológicos más integrales, del cual existen muestras en el mercado mexicano. El margen de competitividad de la firma no es discutible.

Afirmo que debemos, porque la empresa ha sido parte de la evolución de la industria automotriz mexicana en dos etapas, la segunda de ellas ya con un panorama de participación que se remonta a 1997 y en estas casi dos décadas ha enfrentado problemas y superado muchas dificultades.

Y lo merece, no por el esfuerzo solidario de la empresa hacia los mexicanos, sino porque los clientes que han optado por un modelo de la marca, para quienes han sido leales por años, renovando su Peugeot y también por los asociados de la red de distribución, quienes han mantenido una actitud de confianza al invertir en este proyecto de largo alcance.

Las metas de la industria automotriz mexicana para 2020 son osadas y ambiciosas, aunque no disparatadas, pues alcanzar en cinco años la producción de cinco millones, desplazando internamente dos millones y exportando tres millones no es tarea fácil, máxime cuando en el mundo ocurren circunstancias críticas de orden económico, social, político, religioso, con reclamos y demandas crecientes en muchas naciones.

Pero a pesar de la ruda coyuntura contemporánea, estimo que las metas automotrices son factibles de alcanzar por México.

En lo que toca a Peugeot, porque es parte de ello, pondero que la venta interna contiene alto potencial de posibilidades. Tan sólo una pequeña mejora de los niveles de desplazamiento–facturación de unidades, de facilitación crediticia, de estímulo fiscal para la renovación del parque automotriz que promedia por arriba de los 18 años de antigüedad, significa miles o cientos de miles de automotores más, mismos que el mercado puede absorber.

Las reformas estructurales emprendidas, los miles de millones de dólares en nuevas inversiones en el territorio nacional, el bono demográfico de 120 millones de habitantes, la vastedad de recursos naturales y turísticos, entre otros factores, otorgan a México las posibilidades de adquirir los alrededor de dos millones de vehículos anualmente. Peugeot proyecta su quehacer en esa vía y trabaja para alcanzar mayor penetración.

Por lo que hace a la producción de cinco millones y el incremento de las exportaciones, Peugeot México no es aún parte de esos capítulos automotrices en el país; empero, por las inversiones para crear nuevas plantas de ensamble, admitimos que ese gran brinco es altamente factible, por ser esta una nación intensamente productiva, en la que están instalados los grupos globales manufactureros más connotados y no creo que dejen pasar la oportunidad de alcanzar la fabricación de los cinco millones de vehículos.

La destacada inserción de México en el comercio global, al grado de ser el país con más acuerdos internacionales suscritos, estar al lado de la nación con mayor desarrollo económico que reporta el parque automotriz número uno del mundo, le convierten en gran plataforma de exportación.

Distribución y financiamientos, llaves automotrices

Los distribuidores son pieza clave en este negocio y México cuenta con un gremio que se encuentra a la vanguardia en cuanto a la incorporación de los nuevos recursos de financiamiento. En Peugeot, contamos con los mejores.

Nuestro brazo financiero, Peugeot Finance, está disponible para dar soporte a la venta de nuestro portafolio vehicular. Estadísticamente vemos que cada vez los clientes finales y las distribuidoras muestran mayor recurrencia a los servicios de la financiera de la marca. Trabajamos en acelerar la dinámica crediticia.

La certeza positivista que manifestamos acerca de las operaciones de la firma en México, se sustenta en varios puntos, además de los ya señalados. El principal radica en la gama de vehículos que se ofrecen, de su calidad, diseño, diversidad y prestaciones de manejo, seguridad, rendimiento, confort, conectividad y en los casos en que se utiliza como automotor de trabajo, porque generan rentabilidad.

No debo omitir que todos los modelos Peugeot disponibles en México y aquellos que se traigan en el futuro, no sólo cumplen sino superan la normatividad y reglamentación mexicana y también la europea relativa a emisiones contaminantes.

Peugeot es una empresa sustentable por excelencia. No en balde es una firma que cruzó el siglo XX ofertando vehículos con las aplicaciones en paralelo al desarrollo de la tecnología y el diseño automotriz.

Conforman la gama actual modelos compactos, sedanes, convertible, deportivos, crossover y multipropósito, los que fundamentalmente son utilizados por personas y por quienes trabajan por su cuenta. Ejemplo de este segmento son la Partner, la Partner Maxi, el Manager Furgón y la Partner Tepee. Los 208 en versión de cinco puertas y el GT, son muestra de la cobertura de la marca en compactos.

Los sedanes, configurados opcionalmente con propulsión a diesel como a gasolina son el Berline 301 y 508. En el terreno de los crossover el 2008 Feline y el 3008 Feline son nuestro frente de competencia. Nuestro convertible 308 CC ha ganado una percepción paradigmática de los automovilistas mexicanos.

En la estética de líneas vehiculares dotadas de conceptos deportivos, tan pretendidas por el público joven –mujeres y hombres–, el no tan joven y con cierta disponibilidad de recursos, Peugeot levanta la mano con sus deportivos por encima de la competencia. El Nuevo 308, el 308 GT y el RCZ, son la punta de lanza del segmento, a pesar de la diversidad de marcas.

No debe perderse de vista que, a lo largo de estas casi dos décadas en que Peugeot retornó a México, enfrentó problemas severos que dejaron percepción negativa en el mercado; sin embargo, desde 2001, ya bajo la participación directa de la corporación en Francia, se asumió total responsabilidad hacia el mercado en todos los frentes, particularmente en lo que respecta a disponibilidad de refacciones y demás conceptos de posventa que se fundamentan en la suscripción de siete compromisos que van, desde comprometer el servicio a un vehículo de la marca en menos de 24 horas, disponibilidad de refacciones, apego al presupuesto presentado y transparencia del mismo, calidad al 100%, hasta la entrega puntual.

Red de distribuidoras, fundamental en el cambio

A la par con acciones directas de Peugeot México: la inversión para edificar un almacén de refacciones en Toluca, con superficie de 5,000 m2 y capacidad para manejar más de 40,000 referencias de partes, constituye la respuesta clave para finiquitar el supuesto problema.

Y la puesta en operación en 2003, del Centro de Formación para la Posventa Peugeot en la sede de la Universidad Tecnológica de Querétaro, con programas docentes que contaron con la colaboración y el consenso de la Secretaría de Educación Pública de México y el Ministerio de Educación Nacional de Francia.

Desde entonces se han entrenado y capacitado cientos de técnicos, mecánicos, que representan mano de obra especializada en reparación, mantenimiento y aprendizaje de la red de distribuidoras Peugeot en México, a efecto de entender y hacer frente a los cambios tecnológicos que integran los vehículos de la marca.

Aún es mucho lo que podemos aportar en la corporación Peugeot para el desarrollo automotriz de México, pero los resultados son indicativos de que vamos por el camino adecuado.

Al concluir 2015 el balance de resultados plantea perspectivas positivas, ya que la empresa confía en lograr nuevo récord de ventas. En los primeros ocho meses de este ejercicio vendimos 5 mil 961 vehículos, lo que representa incremento de 22.1% respecto a igual periodo de 2014 y porcentaje por arriba del sector que fue de 19.8%.

La digitalización del proceso de comercialización cada vez es mayor, es más consistente y no hay por qué que tenerle miedo, ya que abre la oportunidad de acercar las salas de exhibición de las distribuidoras a las casas de nuestros potenciales clientes, por la vía de que el catálogo de vehículos y los esquemas de comparación estén a sólo un clic de los interesados en los modelos Peugeot.

Raúl Peñafiel García

Director general de Peugeot México.

Cuenta con 15 años de experiencia dentro del Grupo PSA Peugeot – Citroën.

Ocupó la Dirección de la firma para los mercados de América Latina.

About admin

relacionado!

Jun Narahashi, director general de Isuzu Motors de México REVISTA AUTO MOTORES INFORMA

Jun Narahashi, director general de Isuzu Motors de México

Diciembre 2015 / Isuzu en México celebra su décimo aniversario; pero a pesar de ser …

Deja un comentario