Jun Narahashi, director general de Isuzu Motors de México REVISTA AUTO MOTORES INFORMA

Jun Narahashi, director general de Isuzu Motors de México

Diciembre 2015 / Isuzu en México celebra su décimo aniversario; pero a pesar de ser de las marcas más jóvenes en el país, ha influido de manera relevante en evolución del mercado, específicamente en la industria del autotransporte de carga y pasaje.

La empresa también ha incidido en la profesionalización de los transportistas de los segmentos en los que participa con sus camiones y autobuses, quienes han devenido hacia mayores exigencias, debido a su experiencia y preparación, así como a la variedad de opciones que existen en el mercado.

Antes de 2005, cuando entró en vigor el Acuerdo de Complementación Económica entre México y Japón, el mercado de vehículos comerciales era disputado solamente por empresas europeas y norteamericanas. Hoy la participación de firmas asiáticas, como es el caso de Isuzu, ha enriquecido la oferta con tecnologías, modelos, servicios y marcas, contribuyendo a mayor competitividad.

Con la entrada de Isuzu, a partir del convenio comercial suscrito por ambos países, el beneficiado fue el transportista nacional, al ampliarse las opciones con productos de diseño diferente y vocacionados para diversidad de usos que hasta entonces no estaban cubiertos.

Tal transformación, promovida a partir de la llegada de Isuzu a México, de alguna manera también contribuyó a que todas las empresas competidoras fortalecieran su gama de modelos, modos de operación, comercialización y servicio.

Relevancia productiva y comercial

Las estadísticas de venta en los segmentos clases 3 a 6, indican que Isuzu es la marca líder en el rubro de camiones “chatos”. Las empresas más robustas que realizan distribución secundaria de múltiples líneas de mercancía, particularmente las de consumo masivo como las refresqueras, gaseras, de alimentos y bebidas, han seleccionado los vehículos de Isuzu, luego de realizar severas pruebas también a unidades de otras marcas.

Y es que los camiones Isuzu determinan la mejor opción, preferencia que por una parte se agradece, teniendo la certeza que la mejor manera de mostrar la gratitud de la compañía es seguir ofreciendo los más confiables y rentables cab-over y, junto con ello, el adecuado mantenimiento, reparación y surtido oportuno de refacciones.

La fortaleza comercial de Isuzu, se encuentra en las clases pequeñas, cuyos vehículos son fabricados en la planta de Fujisawa, en Japón. Sin demérito de la producción que se realiza en México, los vehículos armados en Japón son garantía de calidad, rendimiento y rentabilidad.

Por su capacidad, el volumen de producción de la planta de ensamble de Isuzu en México es relativamente pequeño; empero resulta eficaz en la manufactura de vehículos de rango medio como el ELF 600 y la línea Forward. Esta factoría no exporta a ningún país y no existen planes para que lo haga en el corto ni en el mediano plazo, pues la estrategia de negocios está orientada a su consolidación dentro del mercado nacional, donde, en varias regiones, se tienen muchas áreas de oportunidad para ganar participación en una diversidad de aplicaciones.

Binomio planta y red de distribuidoras

La red de distribuidoras es una organización clave para la continuidad expansiva de la marca en el país.

Isuzu no vende directo al público, por lo que el total del desplazamiento y facturación de camiones y autobuses las realiza a través de las distribuidoras, respetando con ello, en todas las circunstancias y solicitudes, el modelo mercadológico establecido y con ello a los representantes comerciales, al ofrecerles la certeza de que por invertir cuantiosos recursos económicos y confiados en la conducta empresarial de Isuzu, se tiene el compromiso de honrar los acuerdos de las concesiones, con la convicción de que la red, constituye, dentro de la industria automotriz global, la mejor alternativa de acercamiento con los usuarios, de conocimiento de los camiones y la confianza en que serán atendidos y respaldados, en toda la cadena de comercio, con servicios eficientes y ágiles.

En cuanto a los proveedores nacionales, la empresa cuenta con número reducido de ellos, lo cual se explica porque el volumen de venta de vehículos y las que ya se encuentran en operación en el país, aún no alcanza el nivel que posibilite desarrollar mayor número de partes nacionales. Se entiende, además, que los principales componentes de los camiones son fabricados por Isuzu, en tanto que otros sistemas y piezas son producidos exclusivamente para la firma y sus productos, por lo que se necesitaría alcanzar mayores economías de escala para desarrollar abastecedores locales.

Perspectiva de negocios

Isuzu tiene confianza en que el mercado mexicano seguirá creciendo. Hacia el futuro, la empresa se proyecta como la marca que encabeza el segmento de los camiones “chatos”.

Para ello se diseñan estrategias integrales para redoblar esfuerzos en todas las áreas operativas, en coordinación con la red de distribución.

Se sabe que los clientes esperan de Isuzu, como lo han externado en múltiples ocasiones a técnicos y directivos de la empresa, así como al personal de las concesionarias, disponga de los mejores camiones y aplique el servicio postventa mejor diseñado y operado con eficacia en favor de los transportistas.

Para el logro de la visión evolutiva de la empresa, el vuelco es hacia el cuidado integral del cliente, que incluye la asesoría profesional durante la venta, para que el promotor ofrezca el vehículo adecuado, de acuerdo a las necesidades y perfil de trabajo del comprador; aunado ello a la capacitación de los operadores, para que la unidad reporte el menor consumo de combustible por kilómetro recorrido.

Propuestas para impulsar el mercado interno

Factor que contribuiría al impulso del mercado interno, es la oferta de crédito a tasas accesibles de interés. En la banca de desarrollo hay algunos esquemas de financiamiento, pero al no ser expertos en la industria de la transportación, su oferta resulta cara para los empresarios, anulando las posibilidades para convertirse en opción factible.

Con mayor conocimiento del negocio, esa área de desarrollo de bienes de capital y comercio, podría ofrecer tasas a menor costo, reducir los requisitos para ciertos clientes y crear planes de compra con estímulos fiscales.

Otra propuesta es impulsar un programa de sustitución vehicular para las miles de camionetas antiguas de 3.5 toneladas de capacidad de carga que han rebasado su vida útil desde hace mucho tiempo y no obstante ello siguen empleándose para transportar personas y mercancías, a pesar de los niveles de contaminantes que emiten y las nulas condiciones de seguridad con que cuentan.

Con esas acciones, además de favorecer el crecimiento de la industria productora de camiones comerciales, se ganaría en lo que respecta a la competitividad logística del país.

Es fundamental para Isuzu, garantizar que los vehículos de los clientes trabajen sin cesar, considerando que para los transportistas y para Isuzu México, el camión más caro es el que está parado en el taller. Entre más horas, días o semanas se encuentre inactivo, es menos rentable.

Escasamente había transportes tipo cab-over o “chatos” transitando en ciudades de la República Mexicana, lo que ha cambiado de manera paulatina. Creo que la tendencia dinámica que se observa, va a acelerarse a mediano y largo plazos.

Jun Narahashi

Director general de Isuzu Motors de México.

En 1983 ingresó al consorcio Isuzu en Japón, especializándose en la apertura y consolidación de nuevos mercados, como ya lo realizó en Puerto Rico y naciones del ex bloque soviético como Rusia, Ucrania, Uzbekistán, Kazajistán y Azerbaiyán.

Es graduado en filosofía y letras con Estudios Internacionales en la Universidad de Kyoto.

About admin

relacionado!

Pedro Albarrán, director general de Hyundai Motor México REVISTA AUTO MOTORES INFORMA

Pedro Albarrán, director general de Hyundai Motor México

Diciembre 2015 / En la nueva etapa mercadológica emprendida a partir de 2014 por Hyundai …

Deja un comentario