José Martín Meléndez Romero, director general de DINA Camiones REVISTA AUTO MOTORES INFORMA

José Martín Meléndez Romero, director general de DINA Camiones

Diciembre 2015 / El transporte de pasajeros en México enfrentó grandes cambios y retos en la anterior década, derivados de la competencia en servicio, por la inestabilidad económica mundial y particularmente por los periodos de recesión en México, factores que contribuyeron a la contracción en la demanda del mercado y la búsqueda de opciones más accesibles en precio por parte de los transportistas, a efecto de renovar su flota, reducir sus costos operativos y ganar competitividad en un escenario con usuarios más exigentes; lo anterior complementado por el problema derivado de la importación de vehículos usados.

El sector de pasaje (que representa la cuarta parte del de carga, ya que vende aproximadamente 8 mil vehículos respecto a los 32 mil camiones que se desplazan a nivel nacional) se encuentra en etapa de transformación en los segmentos foráneo, urbano y suburbano.

Históricamente el autotransporte de pasaje de largo itinerario es dominado por las grandes empresas o grupos del servicio que viven una situación de contrastes. Por un lado cayeron marginalmente sus volúmenes de operación, al disminuir la afluencia en terminales y en la cantidad de pasajeros transportados, agravado con el aumento en el costo de insumos como el diesel y la competencia de las líneas aéreas de bajo costo.

En situación contraria e ilustrativa de la preponderancia del transporte de individuos en México, es el hecho de que, en apego a registros de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, SCT, por conducto de las líneas de autobuses se realizó el 97% de los 2,836 millones viajes-persona registrados en 2014, para lo cual dispusieron de una flota integrada por 40,743 autobuses, cifras que no consideran al turismo terrestre.

La combinación de factores adversos llevó a las empresas transportistas a eficientar sus procesos, adquirir menos vehículos nuevos y a buscar mecanismos innovadores para mejorar sus servicios y retener la fidelidad del pasaje.

En este contexto, las empresas que participan en la cadena de suministro del autotransporte, deben tener visión de futuro y una interacción constante con los compradores y los clientes de los transportistas, con la finalidad de conocer, de forma oportuna, sus requerimientos, desarrollando e innovando los productos y servicios que ofrecemos.

El transporte de pasaje federal en México cuenta con una de las flotas más modernas del continente e incluso a nivel mundial, ya que ante la necesidad de escalar la calidad del servicio, las empresas innovaron, demandando de los fabricantes mejores vehículos, confortables, seguros, recreativos y con sistemas de comunicación de actualizada tecnología.

La profesionalización de su personal que esta rama económica del país inició hace ya varios años, particularmente de los operadores ha dado excelentes resultados.

El programa de chatarrización federal de transportes pesados, también abona a tales logros.

Empero, en el segmento de transporte urbano el panorama es diametralmente diferente, pues las condiciones del servicio en la mayoría de las ciudades es más que mediocre.

En su estructura, el modelo “hombre–autobús” es mayoría entre los prestadores del servicio y el derecho a la movilidad pregonado por los gobiernos es tema altamente politizado, con enfoques partidistas de todo tipo, carente de incentivos claros para el cambio, en razón de las confusas acciones, e incluso contradictorias, a lo largo y ancho del país, de quienes se dicen autoridades en la materia.

Derivado de ello, las condiciones subsistentes en el segmento de la transportación suburbana son igual de pésimas que en el ámbito urbano.

Hay algunos pasos en la dirección correcta con la ejecución de programas de transporte masivo, impulsados por los proyectos BRT en México (Bus Rapid Transit) cómo el Optibús en León Guanajuato y el Metrobús en México, replicados en Guadalajara, Monterrey y Puebla.

Además de la reconversión de una estructura ineficiente, estos proyectos han reordenado al gremio transportista agrupándolo en empresas, dinamizando su operación, reduciendo el impacto ambiental al retirar de circulación autobuses de tecnología obsoleta con motores contaminantes y dañinos para la salud de las personas y de elevada afectación al ambiente.

Con sentido de urgencia, deben ponerse en marcha programas más consistentes de chatarrización de cientos de miles de autobuses, con matrículas federales y estatales, para el reemplazo de unidades, particularmente del transporte urbano.

Junto con lo anterior, impulsar la transición del modelo de hombre-autobús a empresa, el uso de tecnologías alternativas como el gas natural que reduce en 98% las partículas suspendidas precursoras de cáncer, así como la emisión de otros elementos contaminantes.

Tal premura de renovación, requiere también muchos autobuses de servicio turístico interno, de excursiones y de peregrinaciones, a efecto de movilizar a millones de personas a balnearios, sitios de playa, ciudades coloniales, santuarios, pueblos mágicos y de bellezas naturales de flora y fauna, en condiciones de confort y seguridad que hoy por hoy dejan mucho que desear.

En el campo de traslado de personal de las empresas e instituciones, así como de escolares, se cuenta con flotas que en los últimos años han mejorado su edad promedio; sin embargo hacia zonas agropecuarias, mineras e industriales, la movilización de individuos presenta áreas de oportunidad para la necesaria sustitución de transportes que debieron salir de la operación hace mucho tiempo.

Los productores asociados a la ANPACT, en concordancia con representantes de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos naturales, Semarnat, decidieron impulsar una NAMA (Nationally Appropriate Mitigation Actions) para la renovación del parque vehicular equipado con motor EPA 1998-2004, sustituyéndolo con motor a gas natural con tecnología EPA 2013-Euro VI o superior.

Esta NAMA procura alcanzar recursos globales etiquetados a proyectos en favor de la mitigación de contaminantes, aplicados en programas que apoyen el cambio tecnológico, disminuyendo los riesgos de la salud de los habitantes, prolongando la vida útil de las automotores en apoyo a los transportistas y aportando a la reducción emisiones nocivas.

En todos los foros mundiales, regionales y nacionales, el transporte automotor está presente en las ponencias y debates de los expertos ecologistas, urgiendo a la industria fabricante de motores, camiones, autobuses y automóviles, a desarrollar máquinas de mayor rendimiento y cero contaminación, con tecnologías de sustentabilidad como el gas natural, eléctricos, biodiesel, biogás e híbridos.

Esto genera complejidad en el futuro de las empresas que ensamblan vehículos, obligadas a la reingeniería de las unidades convencionales con aplicaciones que utilicen otras fuentes energéticas.

Ante ello, opción conveniente para México, entre otras razones por lo voluminoso de sus reservas, la potencia energética, el rendimiento de los motores que confieren rentabilidad, es el gas natural, el cual resulta favorable para su aplicación en el transporte urbano, con perspectivas de presencia creciente en los recorridos de larga distancia, una vez que se disponga de la infraestructura de estaciones de recarga en todo el ámbito nacional.

Las empresas productoras de autobuses están comprometidas con la innovación y el desarrollo de tecnologías eficientes, rentables y amigables con el ambiente, que contribuyan al desarrollo del transporte en general y al mejoramiento de la calidad de vida generacional.

DINA Camiones está preocupada y ocupada en contribuir a resolver las necesidades del cliente, donde actualmente la de mayor demanda es ahorrar en lo que representa el principal insumo, el combustible, buscando operar con autobuses que reporten mayor rendimiento, mediante el uso de combustibles ecológicos y económicos como el gas natural o bien mejorando los pesos vehiculares, e incluso incorporando partes y sistemas que eficienten la rentabilidad de las unidades.

El portafolio de autobuses DINA abarca transportes para servicio foráneo, urbano e incluso de tipo Metrobús, suburbano, para turismo local y de lujo, gama que confirma a la firma como la marca de innovación, global y comprometida con la movilidad sustentable, seguridad, eficiencia y rentabilidad que hoy proporciona a sus clientes y a los usuarios de los autobuses.

Aunado a la falta de regulaciones e incentivos gubernamentales precisos, la industria manufacturera de autobuses de pasaje todavía no logra recuperarse de la contracción en la demanda reportada en 2008, cuando la ventas se contrajo 50%.

DINA cuenta con seis plantas en operación: dos de autobuses (una para el ensamble de unidades para larga distancia) que en conjunto tienen capacidad de producción de más de 23 unidades diarias de modelos urbanos –con motor a diesel/GNC–, articulados, así como eléctricos; una factoría para la manufactura de autopartes (stells) y otras de plásticos (A&P, dos en Puebla y otra en Ciudad Sahagún, Hidalgo), que en conjunto generan más de 2,700 empleos directos.

El esfuerzo que se realiza con el desarrollo de sistemas de carril confinado es apreciable pero reducido, al considerar que en el territorio nacional existen más de 25 ciudades con medio millón o más de habitantes que requieren transporte digno, eficaz y seguro, y que la transformación al ritmo actual va a tardar muchos años, ante la ausencia de políticas públicas que incentiven el transporte público urbano antes que el traslado individual en automóvil.

Por más de 60 años, la empresa ha demostrado interés en resolver las necesidades de los transportistas. Ha trascendido de ser productora de vehículos, proveedora global de soluciones integrales de movilidad sustentable.

José Martín Meléndez Romero

Director general de DINA Camiones.

Cuenta con más de 20 años de experiencia en la industria de vehículos pesados.

Ha colaborado en las áreas: Ingeniería de procesos, Desarrollo de distribuidores, Administración de ventas. Fue director de ventas nacionales.

Cursó la carrera de ingeniería.

About admin

relacionado!

Jun Narahashi, director general de Isuzu Motors de México REVISTA AUTO MOTORES INFORMA

Jun Narahashi, director general de Isuzu Motors de México

Diciembre 2015 / Isuzu en México celebra su décimo aniversario; pero a pesar de ser …

Deja un comentario