José Luis Muñiz Soler, presidente de la Asociación de Representantes Importadores y Distribuidores de Refacciones y Accesorios para Automóviles, ARIDRA REVISTA AUTO MOTORES INFORMA

José Luis Muñiz Soler, presidente de la Asociación de Representantes Importadores y Distribuidores de Refacciones y Accesorios para Automóviles, ARIDRA

Diciembre de 2015 / La asociación del hombre con sus semejantes es tan antigua como la humanidad misma. Desde las hordas primitivas en los orígenes de la vida, los individuos tuvieron necesidad de agruparse para poder defenderse.

Aristóteles, el filósofo griego estableció que “toda asociación se forma en vista de algún bien, puesto que los hombres, cualesquiera que ellos sean, nunca hacen nada sino en vista de lo que les parece ser bueno. Es claro, por lo tanto, que todas las asociaciones tienden al bien de cierta especie”.

Puesto en perspectiva el tema de las asociaciones en el mundo contemporáneo y específicamente en el ámbito de las empresas industriales y comerciales, como es el caso de la rama automotriz que en los últimos años es cada vez más relevante en la vida de los individuos, de las sociedades y de las naciones, observamos que la cohesión asociativa tiene cada vez mayor poder de influencia en el mundo actual.

Las organizaciones de las Naciones Unidas, la Unión Europea, los G-20 y G-8, la OEA, la OCDE, la OTAN, OIT, FIFA, el FMI constituyen un corto ejemplo de las asociaciones mundiales o continentales, ya sean de carácter económico, de convivencia pacífica, de intercambio tecnológico o de mercancías. Las hay de arte y cultura, de salud, vivienda, trabajo, deportes, turismo y de todo lo que a uno se le ocurra. También de profesionistas de contaduría, ingeniería, arquitectura, economía y docentes dentro de una vasta gama.

Una asociación, de la naturaleza que sea, aunque define a las de carácter empresarial o económico, tiene por objeto “representar y defender los intereses de sus asociados en cualquier gestión común ante la administración pública y/o organizaciones privadas. Esencial es promover la comunicación fluida entre los afiliados y sus interlocutores, ya sean proveedores o autoridades, de tal suerte que se logre mejor y más justa relación de negocios”.

Ganancia del pertenecer a una agrupación empresarial, deriva del networking, conceptualizado como el mecanismo para establecer relaciones de negocios entre los socios, del intercambiar información y recursos, dando por sentado que se trata de competidores de negocios. Llanamente son empresarios que encuentran beneficios comunes para sus empresas y su gremio.

En México las sociedades industriales y comerciales privadas son los de mayor influencia ante los poderes gubernamentales, políticos, sociales y económicos. Además de ser contrapeso para que la toma de decisiones no sea unilateral, ostentan el reconocimiento oficial de interlocutores para dar y recibir información, a efecto que los programas gubernamentales beneficien al comprador final, ya sean empresas o individuos.

Desde el canal empresarial, es de suma importancia conocer los programas de obra pública, de ampliación de infraestructura para tener bases de proyección e inversiones en nuevos negocios. Las cámaras sectoriales asumen primordialmente tal función en el caso del acero, los alimentos, para cada uno de los modos de transportación, la minería, telecomunicaciones, cinematografía, calzado y todas las derivadas de la metalmecánica. Algunas son de carácter nacional y otras para el ámbito estatal.

Lo automotriz está disperso por especialidades: ensambladoras de automóviles y camiones ligeros por un lado, fabricantes de camiones y autobuses por aparte, productores de autopartes en otra, distribuidoras y concesionarias, llanteros, vendedores de automotores usados, de lubricantes y de distribuidoras de refacciones, cada organización acotada a su terreno, siendo que una agrupación integradora de todos los segmentos de la industria, semejante a las que existen en naciones desarrolladas, sería benéfica para la industria y para el país.

Una asociación de empresarios es también organización política sin que necesariamente los asociados tengan filiación partidista o ideológica unificada. Pero es claro que los asuntos políticos pueden afectarlos y unidos pueden enfrentarlos de mejor forma, cabildeando ante las autoridades en la búsqueda de soluciones en temas de impuestos, medidas restrictivas que impidan su adecuado funcionamiento, seguridad, certidumbre jurídica, impunidad, corrupción, normatividad, entre otros muchos aspectos, relevantemente los de orden ecológico, cuya agenda ha crecido exponencialmente en los últimos años, en cuanto a regulaciones dirigidas al cuidado del medio ambiente.

La vinculación con otras entidades de la cadena automotriz es de vital importancia para estas colectividades, al consolidar sinergias que permiten logros difíciles de conseguir con actitudes aislacionistas.

Los beneficios de afiliarse a una asociación son evidentes y se perciben con rapidez al compartir recursos y experiencias, unificar criterios y crear herramientas que permiten a sus miembros fortalecer su negocio en un entorno de cordialidad, para lo cual requiere de dirección y administración eficientes.

El sector de refacciones automotrices no se distingue, por desgracia, por su gran cohesión. Existen dos agrupaciones del mercado de repuesto en México que son reconocidas: Refaccionarias Unidas de Jalisco –RUJAC– y la Asociación Nacional de Representantes, Importadores y Distribuidores de Refacciones y Accesorios para Automóvil, ARIDRA, que son las más representativas pero que en conjunto apenas rebasan 200 miembros.

En un país con 120 millones de habitantes, 29 millones de vehículos, aproximadamente 1,000 fabricantes de autopartes, poco más de 100 mayoristas de distintas especialidades y cerca de 40 mil refaccionarias, es claro que hay mucho trabajo por hacer en materia de afiliación.

Los empresarios del mercado refaccionario independiente somos, en alto porcentaje, corresponsables de mantener activo y en adecuadas condiciones de operación, el parque integrado por automóviles, camiones ligeros y pesados, autobuses en el que confluyen desde los más recientes modelos, hasta aquellos que superan los 30 o 40 años de antigüedad. Una población vehicular que envejece y a la que constantemente se agregan más marcas y modelos con innumerables innovaciones electrónicas, eléctricas, de tren motriz, carrocería, cabina, sistemas de localización, divertimento, telecomunicaciones, de control, seguridad y accesorios.

La capacidad de respuesta del refaccionario se mide en tener personal capacitado para controlar inventarios y manuales por tipo de repuesto de alrededor de 50 mil números de parte en monitores y programas computarizados desde el mostrador, con almacenes organizados y anaqueles correctamente distribuidos, lo mismo que las áreas de compra, recepción y entregas, perfiladas en logística operativa de eficiencia.

Los requerimientos para las refaccionarias reclaman la profesionalización de todo el personal vinculado con el negocio de los repuestos. En esa corriente trabaja la directiva de la ARIDRA con sus asociados, sabedora que el avance llegará más tarde que temprano a todas las refaccionarias del país.

Otro aspecto relevante es que mensualmente se organiza una junta de trabajo en la que, además de abordar los asuntos generales de la asociación, participan uno o varios especialistas de las empresas proveedoras de autopartes –mantenemos relación directa con los directivos y técnicos de al menos tres docenas de corporaciones globales de autopartes, las cuales abastecen sus productos como equipo original a las empresas de la industria terminal–, quienes dan cuenta de las innovaciones, integración de componentes de tecnología de punta, tendencias de mercado, reglamentaciones de rendimiento y bajas emisiones de ruido y gases, combustibles alternativos y muchos aspectos sobre cómo evoluciona la industria del automóvil en el mundo.

La expansión de la industria automotriz instalada en México, reflejada en la creación de más plantas de ensamble conjuntamente con el crecimiento del mercado interno de vehículos nuevos, conforman un reto para todos los que en ella participamos y esfuerzo en el que los empresarios del mercado independiente de refacciones estamos comprometidos para evolucionar positivamente.

En ARIDRA tenemos las puertas abiertas para el ingreso de más socios, basado esto en el hecho de que juntos somos más fuertes, advirtiendo que estamos a un lustro de los nuevos años veinte, que se pronostica como parteaguas transformador de la industria vehicular.

Los afanes de la Asociación Nacional de Representantes, Importadores y Distribuidores de Refacciones y Accesorios para Automóviles, más reconocida con sus siglas de ARIDRA (organismo fundado en 1943, por lo que acumula más de 72 años de representatividad sectorial), se corresponden a la lógica de pensamiento que aporte al fortalecimiento no sólo de sus miembros sino del gremio refaccionario nacional, de los fabricantes de autopartes, prestadores de servicios mecánicos y eléctricos para hacer conciencia de la trascendencia que implica entregar al mercado nacional e internacional repuestos de calidad, con garantía, durables, seguros, a tiempo y precio justo.

No existe una cámara mexicana que integre a toda la industria automotriz, no obstante que hoy por hoy es una de las principales actividades económicas del país, al ser la principal generadora de intercambio comercial y de captación de divisas, por el enorme y creciente volumen de exportaciones de vehículos y de autopartes que reporta.

José Luis Muñiz Soler

Presidente de la Asociación de Representantes Importadores y Distribuidores de Refacciones y Accesorios para Automóviles.

Ocupa la dirección general del Grupo Mayoreo Internacional, del cual fue fundador.

Cuenta con 30 años de experiencia en la industria, desarrollada en Overseas, Hellamex, Pico y MIASA.

About admin

relacionado!

Renato Villalpando Rivera, director general de Kenworth Mexicana REVISTA AUTO MOTORES INFORMA

Renato Villalpando Rivera, director general de Kenworth Mexicana

Diciembre 2015 / El autotransporte de carga en México traslada 55% de todas las mercancías, …

Deja un comentario