Guillermo Prieto Treviño, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores, AMDA REVISTA AUTO MOTORES INFORMA

Guillermo Prieto Treviño, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores, AMDA

Diciembre 2015 / El sector automotor en México es relevante, en razón de que genera casi 4% del Producto Interno Bruto y 23% del PIB manufacturero; da empleo a más de un millón de personas de manera directa y a varios millones de forma indirecta. Es el principal introductor de divisas por arriba del petróleo, las remesas y el turismo.

Con ocho empresas fabricantes de vehículos ligeros, México produjo en 2014, un total de tres millones 365,000 automotores, lo cual coloca al país como el séptimo productor a nivel mundial, superando a Brasil y detrás de India, apenas por medio millón de unidades.

La fabricación automotriz está ubicada en clústeres localizados en Coahuila, Estado de México Aguascalientes y Guanajuato, entre otros, aglutinando a plantas de la industria terminal y a sus proveedores en espacios próximos, lo cual favorece la logística de abasto de insumos y el abaratamiento de los costos de manufactura, reduciendo sistémicamente los tiempos y gastos de transportación.

Las cuantiosas inversiones de miles de millones de dólares en esta industria, auguran que la manufactura acelere su crecimiento, por lo que es altamente probable que el país se posicione como el sexto productor a nivel mundial en el coto plazo.

En lo que va del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, el sector ha recibido inversiones por más de 23 mil 209 millones de dólares, de nuevas plantas armadoras, así como de los proyectos de Ford y Toyota, que canalizaron recursos por 2,500 millones de dólares y 1,000 millones de dólares, respectivamente, las cuales se suman a las de AUDI, Nissan, Daimler, BMW, KIA, Volkswagen, al igual que a las del sector de autopartes.

Con ello, la capacidad instalada de ensamble de vehículos ligeros en México, se elevará en alrededor de 1.5 millones de unidades hacia 2020.

La industria que opera en el país, se ha convertido en la cuarta exportadora a nivel mundial, destacando Estados Unidos y Canadá como principales clientes, ya que absorben casi 80% de la producción local.

En la venta allende las fronteras, se reporta crecimiento, ya que durante el periodo enero–octubre de 2015, aumentaron 5.4% comparativamente con igual lapso de 2014.

Las cifras de resultados logrados en el último ejercicio y en los primeros meses de 2015, son indicativos de que por su reconversión, la industria automotriz en México es el principal motor para la economía de la nación.

Empero, el talón de Aquiles para el sector, sigue siendo el mercado interno.

Cierto es que en los once primeros meses de este año se reportó incremento de 136% en la venta de automotores nuevos, registrando récord histórico en ventas mensuales, superando la cifra de 2006; sin embargo la demanda doméstica sigue aún por debajo del potencial, que es de casi dos millones de unidades, tomando en consideración los resultados obtenidos hace ya una década, condición deficitaria que impide al sector echar las campanas al vuelo para exaltar que estamos en jauja y en la mejor etapa para la industria del automóvil.

Uno de los objetivos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores, AMDA, es llevar a cabo acciones para alcanzar el potencial de más de un millón 800,000 autos de venta en el mercado doméstico, a partir de que los factores limitantes están plenamente identificados:

La importación indiscriminada de automóviles usados por la frontera norte, ya que desde la emisión del decreto del Presidente Vicente Fox en octubre del 2005 a la fecha, han ingresado al país más de siete millones 423,000 autos que no cumplen con estándares que garanticen la seguridad de sus propietarios.

Tal volumen equivale a 71% de las ventas de automotores nuevos. Además son un riesgo para el patrimonio de quienes los adquieren, así como para el medio ambiente, al tiempo que aportan nada a la modernización del parque vehicular.

La mayoría de las importaciones se realizaron mediante amparos resultantes de actos de corrupción. Cada vehículo que se ingresa a México, representa entre 400 y 500 dólares de ingreso para los introductores, por lo que los cerca de 8 millones de autos que han llegado al país en tales condiciones, representan enormes cantidades de dinero, suficientes para dar paso a corruptelas.

Desde 2005, las directivas de los tres principales sectores manufactureros y comercializadores en el país, han mantenido procesos por la vía legal, con la finalidad de frenar la introducción masiva, particularmente la realizada bajo la vía de los amparos.

Durante el último año se avanza por el camino correcto, con el apoyo del Gobierno Federal y un grupo de trabajo interdisciplinario que ha dado como resultado la destitución de varios jueces, además de que el Servicio de Administración Tributaria, SAT, ha implementado entrega de documentación legal de las unidades, revisiones más estrictas de las condiciones físico mecánicas y aumentado la vigilancia en los procedimientos de los agentes aduanales.

En la AMDA se reconoce el trabajo gubernamental, por la aplicación de estas medidas, esperando continúen a pesar de la presión que ejercen quienes trafican con este tipo de vehículos. La contención de la importación de automotores usados ha provocado que los gobiernos de algunas entidades del sur de Estados Unidos que tienen frontera con México, registren crecimiento en el nivel de inventario de unidades chatarra y estén demandando, por vías diplomáticas, la reapertura total para vender en territorio mexicano su basura motorizada.

Detonante para la adquisición de automóviles es el crédito automotriz, rubro en el cual buscamos formas innovadoras para otorgarlo en mejores condiciones de pago de intereses y a mayor número de personas. Con base en ello se pasó de financiar 48% de la venta en el 2010 a 62% en once meses consecutivos de 2015.

Estudios recientes revelan que las actuales condiciones económicas del país son viables para que entre 75% y 80% de las ventas se realicen por este medio, lo cual sin duda acercaría a las empresas al umbral de nuestro potencial mercado.

En los once meses transcurridos de 2015 se registró crecimiento de 23.6%, aunque la base de comparación del primer semestre de 2014 fue de cero.

Para los lectores de Auto Motores, expongo que el pronóstico bajo para este año del mercado interno es la venta de 1 millón 265,196 vehículos, en tanto que un escenario optimista se orienta a 1 millón 287,708. Volumen indicativo de avance pero distante en más de medio millón de vehículos del potencial.

Otro obstáculo es la sobrerregulación en la venta de autos nuevos, ya que la distribuidora debe cumplir con cientos de reglas federales, estatales y municipales, mientras que un lotero de autos “chocolate” no cumple con ninguna formalidad. También son problema algunas distorsiones fiscales que dificultan a las familias el hacerse de un automotor.

Puestas en la balanza las ventajas y desventajas, aguardamos la certeza de que alcanzar un volumen de venta de dos millones de unidades anuales en México, es factible para la industria automotriz.

En paralelo con la jurisprudencia que invalida los amparos, la importación se ha frenado 71% en los primeros cuatro meses del año comparado con el mismo periodo del 2014. En el 2006 por cada 10 vehículos nuevos vendidos en nuestro país ingresaban 20 viejos. En lo que va del 2015 es tan sólo de 1.3, reversión que logramos con grandes esfuerzos y un sectorial frente común.

En 2014, el valor de las exportaciones automotrices totalizó 84,225 millones de dólares y la balanza comercial fue superavitaria en 49,656 millones de dólares, lo cual situó a México por encima del sector petrolero como principal generador de divisas en el país.

Guillermo Prieto Treviño

Presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores.

Fue presidente de la Bolsa Mexicana de Valores y ha sido consejero en empresas como Indeval, MexDer, Bursatec e instituciones tales como Agrosemex, Bancomext y Nafinsa.

Proviene de una reconocida familia de concesionarios. Es economista graduado en el ITAM, con maestría en Administración Pública por la Universidad de Harvard.

About admin

relacionado!

Jun Narahashi, director general de Isuzu Motors de México REVISTA AUTO MOTORES INFORMA

Jun Narahashi, director general de Isuzu Motors de México

Diciembre 2015 / Isuzu en México celebra su décimo aniversario; pero a pesar de ser …

Deja un comentario