Gabriel M. López, presidente y director general de Ford Motor Company México REVISTA AUTO MOTORES INFORMA

Gabriel M. López, presidente y director general de Ford Motor Company México

Diciembre 2015 / En Ford somos reservados acerca de proyecciones de negocio, pero lo que sí puedo asegurar, es que llegó el momento de crecer en México a ritmo importante.

Desde el punto de vista industrial, el crecimiento ya está presente. México cumplirá con la expectativa de casi cinco millones de vehículos producidos al final de esta década, porque las inversiones se están ejecutando a velocidad más rápida de lo esperado, lo que conlleva crecimiento en todos los sectores y niveles de la economía. Es difícil decir si habrá altibajos en el futuro, pero considero que el país ya pasó a otro nivel.

Lo anterior porque crecer 20% año con año es relevante y coyunturalmente importante para la industria, luego que la devaluación del peso frente al dólar hizo que el precio en dólares de los vehículos sea más bajo que el año pasado. Derivado de ello todos tratamos de vender más; sin embargo considero que el porcentaje de evolución se va a sostener.

Una década más y Ford registrará su primer centenario en México

¿Cómo quisiéramos que llegara Ford Motor Company de México a su centenario?, ¿cómo debería alcanzar la empresa pionera de la industria automotriz en el país el horizonte de 2025, cuando sume cien años de presencia en México?

Todos quienes formamos parte de la empresa sabemos y queremos seguir siendo el pilar de la industria automotriz en México, al igual que lo es desde hace nueve décadas en una nación que se ha posicionado como la número siete en el mundo en cuanto a producción de vehículos ligeros, la cuarta exportadora y la sexta en manufactura de autopartes.

Ford ha sido protagonista fundamental en tales logros.

Es por ello que continúa animada con el espíritu de compromiso que la trajo a México en 1925, cuando las condiciones de orden económico, social y político se presentaban difíciles, pero que Ford dejó atrás, convencida de que el país iba a salir adelante. El quehacer actual está enfocado al fortalecimiento de su presencia en producción, en la venta de sus vehículos en el mercado interno, en exportaciones, con la mejor amalgama representada por los socios comerciales de la red de distribuidoras y de los proveedores locales.

Así también y de manera particular, con todos los trabajadores, empleados y técnicos, pero ante todo, con los adquirientes de los vehículos de la marca, fortaleciendo el concepto de que Ford es vida, apoyándolos con las herramientas financieras y la posventa en rangos eficientes y competitivos. El empeño con la promoción de la educación en la República Mexicana que afrontan conjuntamente la empresa y los distribuidores, mismo que permite impulsar 202 escuelas primarias, con el interés de que ello siga curso ascendente.

Como reflexión hay que considerar que en 2025, Ford México cumplirá su primer siglo de participar en la industria automotriz, de ensamblar vehículos en su territorio, actividad económica que impulsó e impulsará su desarrollo económico y tecnológico, en torno a lo cual se busca fortalecer su posición entre las primeras potencias productoras de vehículos en el mundo.

Tras cumplir 90 años en México, el inicio de la décima década es indicativo para Ford, de lo promisorio que serán los años por venir y de la relevancia que la corporación le concede a sus operaciones locales, donde concentra 8% de su manufactura mundial de vehículos, porcentaje sólo superado por unas cuantas naciones. Otro ejemplo es que las adquisiciones de Ford a proveedores locales, ascienden a más de 10 mil millones de dólares.

La inversión, a partir de este año, de 2,500 millones de dólares para la construcción de una planta de motores a diesel, otra de transmisiones, así como para la expansión de la factoría de armado de motores de Chihuahua, constituyen claro mensaje de que la confianza en México y el compromiso por acrecentar su producción, es menester para que sus instalaciones fortalezcan esta plataforma global de Ford, desde la que abastece vehículos, motores y componentes a otras plantas y mercados de la corporación en el mundo.

La generación de 3,800 empleos directos y más de 10 mil indirectos que derivan de tales inversiones, conforman factor de importancia y revalidan el rol que Ford México ha tenido en nueve décadas de formador de talento humano.

La capacidad productiva de Ford México se verá incrementada, en un par de años, a siete instalaciones industriales (actualmente cuenta con cinco, localizadas dos en el complejo industrial de Cuautitlán, una en Hermosillo, Sonora y dos en Chihuahua).

La historia de los 90 años en México y el rol de Ford en la industria del automóvil en el mundo están plenamente documentados y constituyen una sinergia para enfocarse a nuevos estadios de desarrollo.

El mayor activo global de Ford, radica en la transversalidad de su concepción de automotores, que va desde el diseño de vehículos —en México existe un centro de ingeniería con 1,100 profesionales— hasta los servicios postventa, avalados por el programa Blue Oval, las actividades de los Body Shop en lo que compete a reparaciones por colisión y con el aval de las refacciones Motorcraft.

El vehículo autónomo, respuesta a futuro

En este aspecto, la empresa ha informado que trabaja en el desarrollo de un vehículo autónomo.

Lo anterior porque considera que la autonomía es indispensable para lidiar con el efecto de la congestión en las ciudades. Cuando la industria automotriz supere los poco más de 87 millones que se vendieron en 2014, a los más de 100 millones de unidades en 2020, no va a haber lugar para poner todos esos automotores. El tránsito en las urbes va a ser sumamente complejo.

Por tal razón se necesita la autonomía vehicular; además por considerar que entre más congestión haya, mayor es la probabilidad de que ocurran accidentes, de tal manera que Ford busca asegurarse que puede proteger a los usuarios de los vehículos de la marca, así como contribuir a minimizar los percances viales que se pudieran originar en el entorno.

¿Cuándo va a llegar el auto autónomo? Su implantación representa reto tecnológico gigantesco, que requiere de investigaciones y desarrollos múltiples por parte de la industria automotriz, de la participación gubernamental, de las ONG’s que trabajan en el tema de sustentabilidad, de los consumidores y de muchos otros factores económicos, a fin de asegurar que no sólo los vehículos, sino que la infraestructura también cumpla con las reglas necesarias para que la autonomía sea realidad. El asunto es más complejo que un drón volando.

Distribución conforme a la tecnología de la información

Sobre la relación con la red de distribución y el esquema comercial, es realidad contundente que el mundo cambia, por lo que hay que ajustar modelos de negocio con las necesidades que se presentan.

Creo que el esquema de distribución actual seguirá vigente, aunque la modalidad dependerá de cómo evolucionen las circunstancias. En la medida que se perfeccionan las herramientas de información para el público y la penetración de internet aumenta, ello genera consumidores más demandantes, por lo que se requerirán ajustes en los mecanismos de comercialización para asegurar que plantas y redes estamos a la altura de sus requerimientos.

En lo anterior, el crédito automotriz constituye el instrumento adecuado para soportar e incrementar los volúmenes de venta. En el pico de desplazamiento de la industria brasileña, la penetración de la financiación automotriz era por encima de 85%. En el mercado americano está por encima del 90%, pero en México no supera 60%, porque lamentablemente la calidad y cantidad de información sobre lo que ocurre en el mercado no es plenamente transparente.

Si la financiación aumenta, traerá crecimiento a la industria y para que ello ocurra, tiene que elevarse la bancarización de la población y el nivel de riesgo de las instituciones crediticias.

Lo anterior porque actualmente sólo 50% de los mexicanos tienen cuenta bancaria, mientras que en mercados maduros llega casi a 100%. Hay mucho trabajo por hacer, pero las métricas avanzan en la dirección correcta. ¿Cuánto tiempo vamos a tardar en llegar allá? Es difícil responder, pero vamos por el camino correcto.

En el aspecto laboral, la empresa desarrolló programas y habilidades para atraer talento, buscando que el personal esté satisfecho de trabajar en ella. En razón de eso se abre a la participación en la elección de “Top companies”, donde Ford fue calificada como la mejor empresa para trabajar en México.

A pesar de las dificultades y complicaciones que han surgido, las reformas económicas que el gobierno ha implementado ayudarán al crecimiento dinámico del país. Aunque surgen cosas inesperadas, como la baja en el precio del petróleo, pero las reformas ayudarán a poner a México en un nivel de crecimiento mayor y también a la industria automotriz.

En contratación y preparación de técnicos para las plantas y las ingenierías de Ford hemos crecido más de diez veces en los últimos cinco años y no tenemos dificultades para contratar con la calidad y cantidad que necesitamos. Pensamos crecer a un ritmo significativamente alto en los próximos cinco años.

Gabriel M. López

Presidente y director general de Ford Motor Company México.

Su función anterior fue en Ford Andina, donde estuvo a cargo de la supervisión de ventas de Ford en Venezuela, Colombia y Ecuador.

Fue vicepresidente de mercadotecnia y ventas en Ford Motor Company Sudáfrica.

Desde 1987 ingresó a la empresa y ha tenido responsabilidades en desarrollo del producto, ventas, mercadotecnia y servicios en Argentina y Brasil.

Es ingeniero por la Universidad de Morón en Argentina.

About admin

relacionado!

Renato Villalpando Rivera, director general de Kenworth Mexicana REVISTA AUTO MOTORES INFORMA

Renato Villalpando Rivera, director general de Kenworth Mexicana

Diciembre 2015 / El autotransporte de carga en México traslada 55% de todas las mercancías, …

Deja un comentario